Queso Labaneh

Tal y como os prometimos en el post del 2º Encuentro mamá bloguera en el que os contábamos lo bien que lo pasamos y lo mucho que disfrutamos con unas mamás tan increíbles, os vamos a ir chivando las recetas de los platos (de los que dimos buena cuenta) que cocinamos para esta ocasión y que fueron 100% saludables.

Vamos a empezar con la más fácil de todas porque no necesita horno ni vitro ni nada que implique cocinar.

Para las y los que no estéis familiarizados con la cocina de Medio Oriente, el Labaneh es un queso hecho a base de yogur cuajado que se deja madurar unos días en el frigo.

Vamos a necesitar una tela de algodón o una gasa (la podéis comprar en la farmacia, solo hay que pedir una gasa de 1 metro) que previamente vamos a lavar. Un tarro algo alto o un colador (si os decidís por el colador este tiene que reposar sobre una fuente y que no toque el fondo). Lo que vamos a hacer es dejar que el yogur elimine todo el suero y se convierta en una masa algo pastosa pero fácil de manipular.

¿Los ingredientes? fácil, los tenemos todos en casa; una pizca de sal, yogur (ya que nos ponemos vamos a hacer por lo menos medio litro), aceite de oliva, pimienta negra molida, menta, paprika, za´atar, zumaque… a vuestro gusto.

¿El yogur?, pues el que más nos guste; de cabra, de oveja, griego, pero natural y sin azúcar.

Sazonamos el yogur con la sal y lo dejamos sobre la tela o la gasa y la introducimos en el tarro o en el colador dentro de un recipiente para recoger todo el suero que después podremos utilizar para hacer un pastel o lo que se nos ocurra. Lo vamos a dejar en el frigo un mínimo de 48 horas, lo podemos dejar un día más y quedará más curado.

Una vez pasado este tiempo, sacamos el yogur ya curado y lo podemos volcar directamente en un cuenco o plato de cerámica que por supuesto habréis decorado en Qué Pintas? Taller Creativo y que os habrá quedado requetebonito porque le habéis echado creatividad y ganas, y utilizarlo así para untar en pan. También podéis hacer bolas del tamaño de las albóndigas y guardarlas en aceite, para comerlas las escurrís del aceite y las rebozáis en pimienta, menta o la especia que más os guste.

Probad a hacer esta receta, os va a encantar y es muy fácil. Podemos usarlo para desayunar sobre unas tostas, en una ensalada con pepino y unas aceitunas, echadle imaginación pinturer@s!!

Os esperamos en Qué Pintas? Taller Creativo en Rivas Vaciamadrid.